Cómo hacer para que los niños sepan de qué se trata la navidad

La navidad no es el viejito pascuero. El problema es que para muchos niños el viejito pascuero es una ilusión, una linda historia que no es mala pero no encierra el verdadero trasfondo de esta fecha.

Navegando por la red di con estos consejos del sitio Iglesia.cl. Que servirán a los que tienen niños chicos como Cariro y compatibilizan al viejito pascuero con la verdadera celebración: el nacimiento de Jesús.

El momento de los regalos

Ya hemos participado en familia en la Misa del Gallo y hemos regresado a casa para compartir juntos esta hermosa noticia. El más pequeño o la más pequeña del hogar ha puesto la imagen del Niño Dios en el pesebre, hemos cantado villancicos y cenado juntos.
En algún momento, cercano a la medianoche, el Viejito Pascuero se hará presente en nuestro hogar. Podría ser durante la misa, durante la cena o después de ella.
Cuando nos encontremos con la sorpresa bajo el árbol, ¡demos gracias a Dios!

  • Papá o mama:
    ¡Niños! El Viejito Pascuero está tan contento porque ha nacido Jesús, que nos ha traído regalos. ¡Démosle gracias a Dios por hacerse pequeñito y nacer tan humilde, tan cercano a nosotros!

En estos momentos preciosos para los niños, es fundamental animar la presencia de Jesús en medio de su alegría (o quizás desilusión) al abrir los regalos.

Sugerencias

  1. Que un animador o maestro de ceremonias conduzca el proceso de abrir regalos. Él decidirá qué regalos se abren en qué momento, cuidará manejar el factor suspenso y el factor “suma de muchos regalos” para una misma persona.
  2. En los regalos se suele poner una tarjeta que identifica al autor del regalo. El Viejito Pascuero a veces firma los regalos que él hace, y a veces no firma. Así que hay que cuidar este aspecto para no confundirse con los obsequios.
  3. Se puede trabajar alguna mini ceremonia para la apertura del regalo, que en lo posible pueda incluir alguna expresión de gratitud, aun cuando los autores del regalo no se encuentren presentes.

    Animador: ¡Regalo para Joaquín!
    Todos: ¡Bravo!
    Animador: El que regala es el abuelito Pepe
    Todos: ¡Que lo abra! (se abre el regalo, aplausos)
    Animador: ¿Y tú, Joaquín, tienes alguna palabra para regalarle al abuelito Pepe, que te ha hecho este lindo regalo? (aun cuando el abuelito no esté presente)
    Joaquín: ¡El abuelito Pepe es bacán porque es el único que me acompaña al estadio cuando el equipo va mal!
    Animador: ¡Gracias por esos grandes REGALOS que son Joaquín y el abuelito Pepe!
    Todos: ¡Bravo! (Aplausos)

  4. Al concluir la ceremonia la familia puede unirse en una breve oración, que puede ser dirigida por el mismo animador:
  •  Te damos gracias, Señor, porque en esta noche Santa en que ha nacido el Salvador, también hemos podido vivir en nuestro hogar un momento de alegría y encuentro familiar en torno al Niño Jesús.
    Gracias, Señor, por regalarnos la vida y el amor.
    Ayúdanos a compartir con otros todo lo que a diario nos regalas.
    Amén.